El cepillado dental diario debe llevarse a cabo con una técnica correcta si queremos obtener buenos resultados, evitar lesiones de dientes y encías y mantener una sonrisa sana. Debemos evitar, por tanto algunos errores en su ejecución.

  1. No cepillarse con la frecuencia y el tiempo necesarios. Debemos cepillarnos entre 2 y 3 vece al día (no más) durante dos minutos, invirtiendo unos 30 segundos por cada cuadrante de la boca. Nos hemos de cepillar por la mañana, la noche y después de la comida del mediodía.
  2. Cepillarse con demasiada fuerza puede ser perjudicial para el esmalte y las encías, produciendo desgaste y retracción de la encía con problemas de hipersensibilidad.

  3. Utilizar una técnica de cepillado incorrecta. Debe de hacerse con un movimiento de barrido vertical de encía a diente con las cerdas a 45º de la superficie dentaria. Nunca en dirección horizontal. Deben de cepillarse todas las caras de los dientes.

  4. No elegir el cepillo dental adecuado. Se recomiendan los cepillos con cabezal más pequeño para que pueda llegar a las zonas de difícil acceso.

  5. Utilizar un cepillo de cerdas demasiado duras y rígidas. Se recomiendan cepillos de cerdas blandas o de dureza media.

  6. No llevar un orden en el cepillado. Se debe empezar por la parte más lejana (los molares del lado derecho) y cepillar toda la arcada por delante y luego pasar a la parte del paladar y finalmente bajar a la otra arcada. No olvidarse de cepillar por dentro los dientes y la superficie masticatoria.

  7. No limpiar ni secar el cepillo dental una vez utilizado. Debe de limpiarse bajo chorro de agua, sacudir el exceso y dejarlo secar al aire, para que no se desarrollen hongos y bacterias en la superficie del mismo.

  8. No cambiar el cepillo cuando las cerdas están desgastadas o deformadas.

  9. Utilizar un dentífrico demasiado abrasivo.

  10. Cepillarse enseguida después de comer ácidos. Se recomienda dejar pasar al menos media hora para que la saliva neutralice el ácido. Es bueno, si se puede enjuagarse la boca con agua para reducir la acidez.

Por último, es importante no olvidarse de utilizar el hilo interdental y el raspado de la lengua, al menos una vez al día.